fbpx
Saltar al contenido

3 Diferencias de un Community Manager y un Diseñador Gráfico

Tiempo de lectura: 6 minutos

Frecuentemente se genera confusión entre las funciones de un Community Manager y un Diseñador Gráfico, especialmente porque algunas empresas esperan que un solo profesional se encargue de ambas labores para ahorrar presupuesto, pero en este post puntualizamos 3 diferencias fundamentales que conviene conocer.

>>Descarga gratis nuestra guía para preparar tus redes sociales y atraer más personas<<

¿A qué se dedica un Community Manager?

El Community Manager es un profesional cuya función principal consiste en crear y administrar la comunidad de una empresa en los medios digitales, así como forjar su identidad e imagen a través del mantenimiento de relaciones estables a largo plazo con los clientes y usuarios.

En tal sentido, es conveniente que posea ciertas competencias particulares para el óptimo desempeño de sus funciones, tales como diseño de estrategias, administración de comunidades, evaluación y gestión de campañas y proyectos, control de crisis, adiestramiento en atención al cliente y uso de herramientas actuales, habilidades para la redacción y nociones sobre análisis de sitios web, entre otras.

Sin embargo, poseer dichas competencias no significa que el Community Manager deba encargarse de otras funciones más allá de su área laboral. Aunque esté capacitado para ello, el propósito de tenerlas es abocarse a la construcción y administración de una comunidad a través de las redes sociales.

¿Cuáles son sus funciones?

El Community Manager está encargado de construir una comunidad a través de los medios digitales que existen hoy en día y gestionarla para asegurarse de proyectar una imagen positiva, ya sea personal o corporativa. Para ello, enfoca su labor en las siguientes funciones.

Crear y planificar contenido

Este profesional está encargado de crear contenido de calidad que resulte atractivo para los usuarios con el fin de construir una comunidad. Esto no solo implica el diseño para redes sociales, sino también blogs y otros recursos disponibles para establecer contacto con la audiencia en los medios digitales.

Usar las herramientas a favor de los objetivos

Un buen Community Manager tiene conocimiento sobre las herramientas más útiles para ejercer sus funciones, tales como la publicación automática del contenido que genera y rastreadores capaces de determinar los momentos del día en los que es posible conseguir mayor visualización para orientar sus planificaciones.

Monitorear y medir el impacto de las publicaciones

Otra de las funciones principales de este profesional consiste en estudiar a la competencia para determinar los intereses del público objetivo, de modo que pueda crear contenido útil.

Una vez publicado dicho contenido, se dedica a analizar el impacto que tiene en la audiencia para enfocar sus esfuerzos en aquello que despierta mayor interés y genera más interacción por parte de los usuarios.

Conocer al público objetivo

El éxito de las estrategias en su campo de acción depende del conocimiento del público objetivo al cual estarán dirigidas. En tal sentido, es indispensable determinar aspectos como la edad, los gustos, intereses y necesidades de la comunidad.

Interactuar y fidelizar clientes con buenas relaciones

El Community Manager representa a la marca en los medios digitales, por ello una de sus funciones más importantes consiste en identificarse con los usuarios para demostrar empatía y generar confianza con la intención de que se conviertan en clientes por motivación propia y la certeza de que obtendrán lo que necesitan.

Manejar las crisis

Cualquier comentario o publicación interpretada de manera errónea puede ser un detonante para generar una lluvia de críticas e interacciones negativas hacia la marca. Es competencia del Community Manager hacer frente a este tipo de situaciones con el suficiente tacto para que su representado salga ileso de ellas.

Convertir

El objetivo final de todas las funciones anteriores es convertir a los usuarios en clientes al concretar una afiliación, venta o cualquier tipo de fidelización con la marca.

¿A qué se dedica un Diseñador Gráfico?

El Diseñador Gráfico se dedica a crear para transmitir mensajes por medio de imágenes en las que se combinan elementos visuales e informativos. Por esta razón, también se le denomina comunicador visual.

Hoy en día es una profesión valorada por su capacidad para adaptarse a las formas en las que nos comunicamos actualmente, sobre todo a nivel de publicidad y mercadeo, por lo que su campo laboral es amplio.

Para desempeñar óptimamente su labor, el Diseñador Gráfico debe poseer competencias relacionadas con la estética y creatividad, composición visual y el uso de herramientas actuales que le permitan materializar sus creaciones.

¿Cuáles son sus funciones?

De acuerdo con el área a la que se dedique, las funciones del Diseñador Gráfico pueden variar, pero en líneas generales comprenden lo siguiente.

Reunirse con el cliente

El propósito de dicha reunión consiste en que el Diseñador conozca los objetivos de la empresa o persona que le contrata y comparta su misma visión para aportar ideas y diseñar las estrategias a implementar.

Planificar

Las estrategias propuestas deben ser organizadas por el profesional del diseño en un calendario que permita cumplir todas las fases del proceso creativo de forma oportuna para los tiempos establecidos.

Elaborar bocetos y layouts

El Diseñador Gráfico pondrá en marcha sus conocimientos y habilidades para crear logotipos, bocetos, folletos y demás recursos con los que pueda proyectar su idea y ofrecer alternativas que se adapten al propósito del cliente.

Gestionar el apoyo de proveedores gráficos

En caso de que se requiera, el Diseñador es el encargado de coordinar el apoyo de otros profesionales como fotógrafos, ilustradores e imprentas para la ejecución de los proyectos y supervisarlos.

Utilizar herramientas para gráficos

Entre sus competencias se encuentra el manejo de softwares apropiados para el diseño gráfico, entre ellos Photoshop, Illustrator e InDesign, así como cualquier otra herramienta o aplicación que sea de utilidad.

3 Diferencias fundamentales entre un Community Manager y un Diseñador Gráfico

Ahora que conoces con detalle las funciones que corresponden a cada uno de estos profesionales, es oportuno puntualizar sus principales diferencias.

1. Ámbito de interacción

El Community Manager interactúa con el público objetivo de la marca, el cual está conformado por todos los usuarios potenciales para la construcción de una comunidad en los medios digitales.

Por su parte, el Diseñador Gráfico se comunica exclusivamente con su cliente (representante de la marca) para conocer cuáles son sus expectativas y el mensaje que desea transmitir al público a través de su labor profesional.

2. Manejo de herramientas

Si bien ambos profesionales deben desarrollar ciertas competencias relacionadas con el uso de herramientas actuales para el desempeño óptimo de su labor, el Community Manager requiere conocer aquellas que sirven para administrar publicaciones, medir interacción y establecer contacto con la comunidad online.

En cambio, el Diseñador Gráfico necesita saber manejar las herramientas apropiadas para hacer realidad sus creaciones, tales como editores de imágenes, presentaciones, formatos, entre otros.

3. Propósito de su labor

Como habrás podido notar, el propósito fundamental del Community Manager es construir y administrar una comunidad de usuarios en medios digitales que demuestren afinidad con la marca.

Por otro lado, el propósito fundamental de la labor del Diseñador Gráfico consiste en transmitir el mensaje de la marca al público objetivo a través del uso de imágenes y sus habilidades en este ámbito.

>>Descarga gratis nuestra guía para preparar tus redes sociales y atraer más personas<<