¿Cómo hacer un Producto Mínimo Viable para no fracasar en tu negocio?
5

producto mínimo viable
Tiempo para aprender gratis: 6 minutos
Print Friendly, PDF & Email

Con un Producto Mínimo Viable puedes comprobar si existe mercado que esté dispuesto a comprarlo.

Esto es muy recomendado para evitar mal gastar tiempo y recursos en una idea que quizás necesita ser revisada. También te posibilitará información para saber hacía donde debes dirigir tus esfuerzos.

¿Qué es un Producto Mínimo Viable o MVP?

Es la versión mínima de un nuevo producto, e incluye las características básicas para satisfacer las necesidades de los clientes. 

Permite a una empresa o equipo recolectar la mayor cantidad de información validada gracias a sus primeros clientes, para así mejorar el producto lo antes posible, con el fin de lanzarlo a un público más amplio.

¿Quién es el creador de esta metodología? Eric Ries, es el creador de Lean Startup, una nueva estrategia empresarial que permite reducir el riesgo a la hora de lanzar proyectos al mercado.

Eric dice que el producto mínimo viable es un requisito imprescindible para las empresas puedan reducir riesgos y mejorar el proyecto a una escala mayor de innovación.

El producto mínimo viable debe ser:

  • Funcional.
  • Fiable.
  • Usable.
  • Ofrecer un buen diseño.

Un error muy común es centrarse solo en el funcionamiento, si haces esto estarás perdiendo información valiosa de las demás partes que componen tu producto.

Beneficios de hacer un Producto Mínimo Viable

Te enumero abajo los beneficios para que puedan quedarte más claro los porque te sugiero que si estás por lanzar un nuevo producto innovador hagas esto:

  • Podrás descubrir si el producto que estás lanzado realmente le sirve al mercado y si está dispuesto a pagar por él.
  • Invertir tu tiempo y dinero en algo que sabes que valdrá la pena y va funcionar (sobre todo esto).
  • Aprender de los errores y de los aciertos.

La planificación separa a los negocios que son exitosos de los que no lo son.

Planifica mejor tu negocio con nuestra plantilla para maximizar tus posibilidades de éxito descargar aquí por U$D 4

¿Para qué sirve un Producto Mínimo Viable?

El objetivo principal es saber si el producto puede ser aceptado por el mercado antes de volcarse a lleno en su producción.

También te sirve para obtener información que te permita tomar decisiones sobre que ajustes realizar, si necesitas posponer el lanzamiento o suspenderlo hasta que pueda ser mejor alineado con las necesidades del mercado.

Información muy útil que solo con estas pruebas puedes obtener.

Con esta retroalimentación tú y tu equipo reciben un gran impulso por un mínimo esfuerzo.

Cuando lancé mi «Plantilla Definitiva para Crear tu Plan de Marketing» en julio de este año, ya había tenido la oportunidad de aplicar cambios gracias a las devoluciones de las personas que adquirieron y utilizaron el producto mínimo viable.

Con sus opiniones y experiencias pude cambiar textos que no quedaban claros para mi lector/usuario que pretendía que use mi plantilla.

Pude mejorar la disposición de las partes de la plantilla, profundizar en aquellas que los usuarios le daban mayor importancia y hacerla más funcional para responder a su necesidad.

Déjame decirte que sin esta prueba, hubiera perdido mucho tiempo y esfuerzo en un producto que no satisfacía completamente a mi cliente objetivo y dejaba muchos cabos sueltos.

En definitiva un Producto Mínimo Viable te ayuda a:

  • Lanzar tu producto al mercado en el menor tiempo posible.
  • Reducir los costos de implementación. 
  • Probar la demanda de tu producto (antes de lanzar tu producto completamente desarrollado).
  • Evitar fracasos y grandes pérdidas de capital.
  • Obtener valiosa evidencia de lo que funciona y lo que no.
  • Trabajar directamente con tus clientes y analizar sus comportamientos y preferencias.
  • Reunir y optimizar tu base de datos de clientes.
Tu objetivo es buscar la combinación correcta entre producto y solución.

Encuentra a tu cliente faro

Un cliente faro es aquel que con tu producto puede encontrar una solución de forma inmediata. Cuando tu producto soluciona su necesidad, estos clientes están más dispuestos a sugerirlo a otros y ayudarte a mejorarlo.

Investiga tu competencia, ellos ya están creando algo similar a lo que tu estás tratando de ofrecer. Debes encontrar la forma de introducirlo al mercado.

Observa sus debilidades y fortalezas, determina en que buyer persona se centran y que les ofrecen. Puedes apuntar al mismo o segmentar un nuevo nicho que tus competidores no están atendiendo.

Investiga el idioma, la ubicación y los factores culturales de los clientes faros que pueden utilizar el producto.

Descubre las prioridades de estos clientes faros para saber si tu Producto Mínimo Viable resuelve una necesidad específica.

Al saber esto podrás enfocar mejor tus recursos y darles los motivos suficientes para que lo adquieran.

Al preguntarte qué es lo que les interesa a tus clientes y descubrir la respuesta, estás descubriendo sus motivaciones.

No existe algo tan poderos en el marketing como saber que es lo que motiva a una persona a comprar un producto.

Las motivaciones reúnen la razón lógica de adquirir un producto para resolver una necesidad para eliminar el sentimiento de carencia y las emociones que una persona puede sentir al usar un determinado producto.

Así puedes realizar un Producto Mínimo Viable

Ya sabes que la medición es una actividad que debe existir cuando creas un producto mínimo viable. Aprender de esas mediciones para acelerar la aceptación del producto por parte del mercado.

Pero no te olvides que para hacer todas esas actividades y sacar conclusiones debes primero construir el producto. Aquí te dejo algunas recomendaciones de como puedes hacer tu Producto Mínimo Viable.

Crea una hipótesis que deseas comprobar

Define qué es lo que desea probar y cómo lo vas a medir. De esta manera podrás construir un producto que pruebe la hipótesis y te de resultados en tu escala de medición.

Es importante que el producto que ofrezcas debe solucionar el problema que afecta a los clientes, es decir, debe ser funcional para garantizar la interacción con el mercado.

Si bien tus preguntas pueden ser varias , la que no puede faltar es: ¿Existen clientes que desean comprar tu producto?

Las herramientas de marketing que te recomiendo utilizar aquí son:

  • Entrevistas.
  • Una demostración para ofrecer una aproximación a los usuarios de lo que tu producto es capaz de hacer o cómo funciona.
  • Un video explicativo también puede ser bueno.
  • Una prueba A/B puede ayudarte a decidir que características del producto funcionan mejor.

Mide

Establece métricas claves para vos y que te permitan sacar conclusiones. Al analizar esto de una forma precisa es importante para definir el éxito de tu producto y empresa.

Elige métricas que permitan ubicar las causas y sus efectos. Esto te permite aprender de tus acciones.

Te recomiendo medir: Descargas, viralidad, puntuación en los sitios de descarga, conversión, coste de adquisición, tráfico, las veces que los usuarios vieron el contenido, etcétera.

Aprendes y pasas a la acción para acelerar

Una vez que probaste, mediste, determinaste e hiciste los ajustes necesarios para alinear el producto con las necesidades del mercado, acelera.

Si las hipótesis se cumplieron, sigue con ese trabajo pero a una mayor escala, la prueba resulto de manera exitosa entonces tus probabilidades de fracaso son mínimas. Ahora sí vale tu tiempo y recursos hacer eso que antes no estábamos seguros.

Me acuerdo a en este momento de una frase de un popular locutor de radio de Córdoba, Mario Pereyra, director de Cadena 3 que dice algo parecido a: «Lo que funciona, no lo cambies.»

Lo he probado y tiene mucha razón.

Aquello que no funciona, lo debes detectar y modificar.

¿Cómo medir el éxito?

Para validar tu Producto Mínimo Viable debes apoyarte en las métricas. Con esta herramienta sabrás si los resultados obtenidos son consistente con tus objetivos.

  • La cantidad de personas que visitaron tu sitio web de destino y dejaron sus datos pueden representar un indicador de importancia.
  • La cantidad de personas que respondieron a tus llamadas a la acción.
  • Mide cuanto te cuesta cada visita a tu página web y cuanto ganas de cada una. Saber tu costo de adquisición puede ayudarte a sacar conclusiones de tu experimento.
  • Mide cuanto estás ganado por cada cliente para saber si estás ganando dinero. Si tu costo de adquisición de clientes es menor a tus beneficios, estás ganando dinero.

De seguro que aquí te he dado una herramienta muy poderosa para que puedas acercarte al éxito y no perder tiempo en ideas que no van a ser aceptadas por el mercado.

Validar tu producto es crucial para que puedas escalar a un negocio rentable y ofrecer soluciones a las personas es la base de todo negocio. ¿Qué producto vas a probar ahora?

Descarga la guía y plantilla para que puedas planificar mejor tu negocio.

Accede ahora al sitio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *